Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Durante nueve meses el gobierno municipal trabajó en el rescate y mantenimiento del Tanque Juárez, una pieza trascendental en la historia de Nuevo Laredo que se construyó en 1939 por la Junta Federal de Mejoras Materiales (JFMM).

Por instrucciones de la alcaldesa Carmen Lilia Canturosas Villarreal se llevó a cabo la restauración de esta importante pieza que forma parte de la vida de los neolaredenses.

El tanque elevado fue pionero en la distribución de agua en Nuevo Laredo y contiene una capacidad de almacenamiento de 2 mil metros cúbicos; en el 2012 colapsó la estructura del mismo, lo que provocó su vaciado total y desde ese entonces, quedó sin ser utilizado.

Para la rehabilitación del Tanque Juárez se realizaron los siguientes trabajos: se lijó con arena, se desprendió la pintura vieja, se pulió, además se le aplicó un anticorrosivo guindo y después se pintó de color blanco.

Está ubicado en el crucero de la calle Benito Juárez y Maclovio Herrera en el fraccionamiento Ojo Caliente.

Estos trabajos serán replicados en los demás tanques elevados de la ciudad, con la intención de dotar de agua a los neolaredenses en caso de existir algún desperfecto en las plantas tratadoras.

Por más de 25 años los tanques elevados no habían recibido mantenimiento por lo que ahora estos trabajos lo estará realizando la administración municipal.

Los labores de mantenimiento son esenciales para este tipo de herramientas que facilitan beneficios a la ciudadanía.