Irvin Sepúlveda

Altamira, Tamaulipas.- La décimo quinta regidora  del cabildo de Altamira, María de los Ángeles Castillo Rojas que preside la comisión de Derechos Humanos, comentó que luego de analizar la problemática del cruce de migrantes por la zona sur del Estado y siendo Altamira un paso obligatorio para llegar a la frontera con Estados Unidos, se buscará brindar una mayor atención en este sentido.

Manifestó que se está en diálogo con sus pares y con el alcalde de Altamira, Armando Martínez Manríquez, para tomar cartas en el asunto y apoyar en lo que sea necesario para que los migrantes tengan una buena estadía por lapso corto en el municipio.

La integrante del cabildo de Altamira, aseguró que es factible la creación de una casa de atención a migrantes en el municipio, toda vez que se cuenta con el espacio idoneo para su construcción, sin embargo, la pandemia ha frenado este y algunos otros proyectos.

«Viendo deambulando a migrantes en Altamira, y previendo qué crezca esta situación, hemos platicado para poder hacer posible de crear una casa de migrantes para futuras situaciones, en Altamira tenemos la ventaja de que tenemos terrenos, previendo que más adelante venga una situación donde habrá que darles un apoyo a los migrantes», citó.

La regidora María de los Ángeles Castillo Rojas, detalló que se han presentado casos dentro del municipio, en el que se ven migrantes en condiciones deplorables deambulando por las calles, pidiendo ayuda para poder continuar su camino con dirección a la frontera.

La entrevistada reconoció que durante los últimos meses este tema ha tomado mayor relevancia en la zona, pues algunos migrantes optan por rehacer su vida en el sur de Tamaulipas, buscando solvencia económica para sostener a su familia, sin embargo, en municipios como Altamira no se cuenta con áreas para apoyar a este grupo vulnerable.