Guillotina

1552

Por: José Luis Castillo Sandoval

Buscan erradicar la CTM y más votos para Morena

  • Nuevos sindicatos para restarle fuerza al PRI
  • Nada les importa dañar bienestar y economía
  • Trabajadores son utilizados para fines políticos

El presidente de los mexicanos, Andrés Manuel López Obrador de la mano ejecutora de nombre Napoleón Gómez Urrutia, todo un pájaro de cuenta al frente del sindicato de los Mineros, poco le ha importado el bienestar y la economía de los habitantes de la ciudad de Matamoros Tamaulipas, al buscar destituir a los líderes sindicales y en su loco experimento mando a una mujer de nombre Susana Prieto, a dejar sin empleo a miles de trabajadores de la industria maquiladora.

López Obrador, desde su toma de posesión alzo la voz y grito a los cuatro vientos que los líderes “charros” en su gobierno no tendrían el apoyo de la federación, por lo que por medio de la televisión incitaba a nivel nacional a que los trabajadores no fueran rehenes de los dirigentes sindicales.

Lo malo de López Obrador, es que el experimento para erradicar a los jerarcas del sindicalismo lo inicio en Matamoros, donde en más de 20 años se respiraba una paz laboral y empresarios de todo el mundo se interesaban en invertir, actualmente con los problemas laborales, su visión empresarial ya se fija en otros estados.

Ante la embestida de mala leche de la abogada Susana Prieto, y digo mala leche, porque todas las acciones en apoyo a los obreros han sido ilegales, desde el inicio de su encomienda la señora Prieto, llego a Tamaulipas y convoco a manifestaciones sin sustento legal, en ningún momento se notó su presencia en la Junta de Conciliación y Arbitraje para demandar a huelga en apoyo de los trabajadores.

Susana Prieto, se dedicó a gritar en el kiosko de la plaza Miguel Hidalgo: “Su líder Juan Villafuerte, los está robando y por tal motivo vamos a demandar su destitución y convocar a elecciones en el Sjoiim”, pero la actitud de Susana, cambiaba cuando enfrente se encontraba Villafuerte y le llego a decir: “Lo reconozco porque usted ha sido un caballero y en ningún momento me ha faltado al respeto”. Unos días después se le borraba de su mente lo dicho y volvía a la carga y convocaba a otra reunión masiva para tumbar a los líderes sindicales de Matamoros.

En síntesis, la señora Prieto, vino a nuestra ciudad para destrozarla social y económicamente dejando a miles de trabajadores sin empleo, se estima que para el mes de diciembre del 2019 sean 10,000 los afectados, actualmente ya son 4,000.

Miles de obreros, también se vieron beneficiados con el aumento del 20 por ciento en su salario y un bono de 32 mil pesos que será repartido en cuatro partes en lo que corresponde al año 2019. Lo malo de todo esto que los más perjudicados fueron los seguidores de Susana Prieto, al ser fichados en las empresas y en este tiempo será difícil encuentran un empleo formal al tener entre sus antecedentes la ficha de alborotadores.

La pregunta es si Susana Prieto, les conseguirá empleo a los miles de trabajadores afectados por el experimento gubernamental en busca de acabar con el sindicalismo.
Y todo el meollo del asunto es que los líderes sindicales adheridos a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) es el único brazo fuerte del Partido Revolucionario Institucional para apoyarlos en las elecciones que se avecinan.

Y sobre este tema ya Napoleón Gómez Urrutia formo la Confederación Internacional de Trabajadores para crear otros sindicatos y restarle gente obrera a los cetemistas y manejarlos a su antojo en los procesos electorales.
Amigos trabajadores, es más de lo mismo, no se dejen engañar.

El pasado fin de semana, el presidente de los mexicanos, le salió el tiro por la culata y tuvo que recular en su proyecto de acabar con el sindicalismo y al no saber qué hacer ante la desbandada de empresas y miles de desempleados en Matamoros, pidió una “esquina” al líder nacional de la CTM para solucionar este grave problema.

López Obrador, debió analizar su proyecto de la prehistoria y hablar con los altos mandos de la Confederación Mexicana de los Trabajadores y mediante el diálogo plantearles el proyecto de acabar con el mando de los líderes sindicales.

De nuevo, le salió el tiro por la culata. Hablando se entiende la gente civilizada.

DE ESTO Y LO OTRO…

Mario Alberto López Hernández y Alberto Granados, destacan como alcalde y secretario de Bienestar Social en Matamoros.
Nos vemos en la otra, si Dios quiere.