Cena de Negros

1863
Marco Vázquez
Marco Vázquez, columnista estelar de Minuto Uno Tamaulipas

Por: Marco A. Vázquez

Sobrevivir tres años…

En medio de desencuentros, dimes y diretes con las víctimas de violencia en Tamaulipas, llegó Alfonso Durazo a la Entidad, quien será el próximo Secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador vino, entre otras cosas, a afirmar que la estrategia para combatir el crimen será tan efectiva que en tres años van a pacificar este México lindo y querido.

Tres años en realidad son muy poquitos para lo que hemos vivido y por eso estamos escépticos de los que dice, más porque acá en Tamaulipas conocemos que ese tiempo ni siquiera es suficiente para crear los cuerpos de seguridad capacitados y a prueba de todo en materia de corrupción, pues entonces menos lo será para encontrar soluciones en un país que tiene mil regiones diferentes donde, por obligación, se tendrán que aplicar por lo menos igual número de estrategias.

Todavía más tristes es que todo parezca una simulación, farsa, porque mientras Durazo llegó al Estado a encabezar un foro para escuchar y lograr la pacificación del país otras autoridades del gobierno que viene ya plantearon su estrategia sin tomar en cuenta a nadie, la próxima Secretaría de gobernación Olga Cordero, por ejemplo, ya da como un hecho la obligación de legalizar la mariguana y de unir a todas las policías en un solo cuerpo para que atiendan un mando único, cosas que además suenan algo extrañas y, en el primer caso, hasta va en sentido contrario a lo que se pretende, ¿cómo pacificar un país donde se le da oportunidad a todos de que anden bajo los influjos de la droga cuando todos conocemos que es en esas condiciones cuando los hombres y mujeres se atreven a cometer todo tipo de delitos?

Suena lógico y hasta para aplaudir cuando Durazo se refiere a vigilar en tiempo real los presupuestos destinados a la seguridad porque en otros sexenios da la impresión fueron saqueados, mucho más lógico se ve el tema de combatir la corrupción pero también es una realidad que nuestro problema es mucho más complicado y no se va a solucionar con algo tan sencillo como decir menos corrupción y más policías todos juntos.

La oferta final de Durazo es buena, afirma que en tres años cualquiera podrá salir a la calle sin miedo a ser víctima de un delito es hasta algo soñado por nosotros, lo triste es que todo nos suene tan romántico que parezca casi imposible, más, le insisto, porque solo hablan de corrupción, policías y cosas parecidas cuando el problema es mucho más grave y tiene que ver en forma más cercana con combate la pobreza, mejorar el sistema educativo y también el de salud.

Es pocas palabras, el objetivo que nos plantea de tres años para pacificar es casi imposible cuando el camino a seguir se basa únicamente en combatir la corrupción de policías de forma efectiva y un control férreo de los presupuestos para monitorear el tiempo real el uso correcto de los mismos, más programas para víctimas, obvio que los tres puntos son buenos pero no la solución permanente de nuestros males.

Pero en fin, quizá sea bueno tener confianza, creer que todo “viene de arriba” como lo señala, es decir, que si ellos no son corruptos ningún policía lo será, que si ellos se aplican todos los demás se van a aplicar y san se acabo.

El caso es que con lo dicho por Durazo la tarea de todos nosotros ya es menos complicada, solo debemos sobrevivir tres años, ¿qué tantos son?, pues nada si tomamos en cuenta que llevamos 10 años viviendo en estas condiciones o también pueden ser todos si en ese lapso nos toca la de malas como le ha ocurrido a muchos que tuvieron la suerte de atravesarse por una balacera o en un sitio donde a alguien se le ocurrió atacar para espantar a sus enemigos o nomás para dar muestra de fuerza.

Por nuestra parte, pues le invito a sobrevivir tres años, a aplicarnos en lo nuestro para apoyar la tarea de los gobiernos, a trabajar en lo esencial, en lo que ellos están olvidando y créalo, tal vez con ello no consigamos la paz pero si daremos pasos firmes a la misma, a tener una estabilidad mayor.

En otras cosas… El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca atestiguó en las instalaciones de la Cuarta Región Militar, la destrucción de armamento asegurado en diversos operativos realizados en los Estados de Tamaulipas, Nuevo León y San Luis Potosí, como resultado del esfuerzo coordinado de dependencias de los 3 niveles de Gobierno para salvaguardar la integridad y seguridad de la ciudadanía.

El mandatario tamaulipeco dijo que la voluntad política y coordinación entre la Federación, Gobiernos de los Estados y Fuerzas Armadas han arrojado importantes resultados en materia de decomisos y prevención del tráfico de armas.

“El tema de las armas no es un tema menor, está directamente relacionado con la violencia. Por eso celebro y reconozco el trabajo y colaboración pero sobre todo la coordinación entre las Fuerzas Armadas, Policía Federal y autoridades de los Estados para poder frenar el tráfico de armas y disminuir su presencia en las calles”, señaló.

En esta ocasión, se llevó a cabo la destrucción de 3 mil 386 armas largas y cortas aseguradas en diversos operativos en los Estados de Tamaulipas, Nuevo León y San Luis Potosí.

Por cierto, el gobernador también sostuvo un dialogo con Alfonso Durazo para plantear directamente la situación de Tamaulipas y buscar soluciones conjuntas a los problemas.

Busque @CENADeNegros1 en el facebook y siga la cuenta de twitter @gatovaliente para seguir platicando de estos temas, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… [email protected]