J Eleazar Avila…

Es lo mínimo que debería comprender Eduardo Abraham Gattás Báez y dejarse de grillas pasionales. Y es que pocos como Óscar de Jesús Almaraz Smer han comprendido que su primera vocación de un alcalde es la de ser Conserje eficiente de su pueblo.

Lalo, los 43 y en ello está la diferencia, en el tener todo presentable para la sociedad a la que juraron servir al levantar la manita jubilosos, pero bueno, entiendo que hay cosas que no permean, aunque se les acumulen expedientes en el servicio público.

Pusimos de ejemplo al hoy diputado federal Almaraz, porque luego de ser atropellado en 2019 no por el lagunero Xicoténcatl González Uresti, si no por Acción Nacional, vivimos dos años de terribles de oscurantismo administrativo.

Etapa que debe quedar, no solo enterrada sino juzgada por las autoridades y tan cierto, que en verdad os digo que la llegada de Pilar Gómez fue de reacomodo administrativo, pero no alcanzó frente a la ola de Movimiento de Regeneración Nacional, digo para que nadie se chifle de más.

Pero como el señor Hubris es un maldito carroñero, lo que sobran son jefes de la comuna que terminan enamorados hasta de sus errores. Y contra eso, no hay como un manazo en las posaderas para que regresen al origen de sus responsabilidades proclamadas.

Es cierto Almaraz no resolvió el problema del agua, pero tampoco Xico o Pilar, es más la última etapa de mucho orden en las finanzas es la que todos reconocen con Alejandro Etienne, hoy lamentablemente retirado de la política y concentrado como académico en La Salle y en su despacho jurídico donde es notario, de los serios.

No olvidamos que Almaraz creó en percepción, la idea de amanecer trabajando y cerrar la cortina de la misma manera, con una ciudad que estaba mejor iluminada, con menos baches y mejoramiento de las calles que hoy están en franco deterioro.

Tan simple como agarrar la escoba, el trapeador, la brocha para pintar cebras en las esquinas, poner foquitos, limpiar camellones y tapar hoyos. Pero no, la idea de distraerse es siempre superior y en la capital y en otros sitios ahí están las consecuencias.

Y que conste, la escribimos con el respeto de los grandes conserjes del mundo, los de las oficinas, los de las escuelas, los de las dependencias. Ellos son los que hacen la magia de que cuando llegamos a un lugar, todo está en orden.

Porque no todos son tan famosos (conserjes mayordomos) como Alfred de Batman, Lurch o Largo de Los Locos Adams. Y si tenemos grandes ejemplos, por qué imitar en la administración al personaje magistral de Eduardo España, el nefasto pero simpático de Germán, en la serie de comedia Vecinos.

Como diría Saramago, en la política “el mundo se está convirtiendo en una caverna igual que la de Platón: todos mirando imágenes y creyendo que son la realidad”.

Si tan solo se vieran en el espejo de los que poco grillan y trabajan mucho como Armando Martínez de Altamira. Total, no que trabajo y Dios por delante mata todo tipo de grillas.

Pues aplíquenlo…

Lo mejor de cada casa…

Segunda llamada: Y pasado mañana claro que “paren máquinas” que este domingo tendremos el segundo debate oficial que organiza el IETAM y donde revisan temas César Verástegui y Arturo Diez.

En el mismo estadio, pero en el graderío Américo Villarreal hizo cuentas y decidió no acudir, pero nos dará a conocer su proyecto de trabajo. Ya veremos la fuerza del eclipse, del post debate y de quienes conquistan la posverdad.

Del cuarto piso. – Y que les falta, que les sobra a Luis Cachorro Cantú y a Humberto Prieto para comportarse. Sin duda este asunto “de caballeros” en tiempos de Don Porfirio se habría resuelto de una manera más honorable… Qué les falta … son hombres o payasos.

Las bufonadas en el Congreso son un ejemplo de que los roles se han cambiado. Si queremos comedia y ridículos no hay más que acudir a “La Casa del Pueblo” y los veremos.

Lástima que no dejen enterrar con palomitas, refrescos, “jochos” o todo tipo de fritangas. Por algo dicen que la Lucha Libre Mexicana es más seria que la política y más si esta es literalmente de ejido.

Por lo pronto ambos me recuerdan a los niños que se quejan con sus padres, moqueando chillando “mamá mamá”, el niño Cachorro/Beto (me dice “cosas”). Hasta Scrappy sintió vergüenza.

Nostra Política. – “Nadie es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba”. Heródoto de Halicarnaso.

 

Twitter. – @jeleazaravila