Irvin Sepúlveda

Altamira. – Las comunidades asentadas en las márgenes del Río Tamesí en la ciudad de Altamira; atraviesan una serie de afectaciones por las condiciones en las que el agua se encuentra.

El señor José López, habitante de uno de los ejidos en mención, dijo que del Río Tamesí toman el agua que abastece sus domicilios; sin embargo, hay preocupación, pues el vital líquido no se observa en las mejores condiciones.

El entrevistado afirmó que esto les ha traído problemas; pues el ayuda que suelen utilizar, ha provocado que algunas personas empiecen a presentar enfermedades en la piel.

«Después del último creciente que tuvimos en el Río que fue hace un mes atrás, el agua ya no volvió a su tono normal; su tono original como siempre está el Río, se quedó con un tono café, esto anteriormente en años pasados, pasaba cuando lavaban el ingenio en Mante, pero ahorita que yo sepa el ingenio de Mante no está en funcionamiento y pues el agua está media fea», señaló.

El señor José López aseveró que, aunado a la variación en el tono del agua, esta tiene un olor desagradable, por lo cual, prefieren no utilizarla.

El entrevistado mencionó que es necesario que los encargados de los tratamientos del agua, lo hagan de buena forma para evitar que las afectaciones continúen y esto se vuelva un problema serio para la salud.

Hay que señalar que del Río Tamesí se abastece de agua a comunidades como Villa Cuauhtémoc, Miradores, Benito Juárez, Esteros y el 40 por citar algunas.