La edad no importa; cuando las personas se detienen es cuando comienzan a ponerse viejos.