Un hombre es capaz de meter su mano en aceite hirviendo y sacar sus frituras sin sentir ningún dolor o sufrir alguna herida.