Cd. Victoria, Tamaulipas.-  La Presa Libertad y el Acueducto Cuchillo II de Nuevo León, no quitarían agua a Tamaulipas, ya que no se trata de aprovechamientos adicionales de agua, sino que quitarán volumen a la presa Cerro Prieto, aclaró Raúl Quiroga Álvarez, Secretario de Recursos Hidráulicos.

El funcionario dijo que no hay preocupación en ese sentido de que se detenga el flujo de agua que le corresponde a Tamaulipas y además recordó que el agua no es bien estatal ni la administra ningún estado, sino que es de nivel federal., por lo cual Nuevo León no puede decidir enviar o no agua al Estado.

“La presa Libertad que están construyendo ahorita, esos escurrimientos van a dar a Cerro Prieto, entonces lo que están haciendo es quitar de la bolsa de Cerro Prieto para ponerlo en otra Bolsa que no les va a adicionar nada, están aprovechando las mismas corrientes”, explicó.

Quiroga Álvarez explicó que el acuerdo federal para distribuir el agua señala que si Nuevo León, tiene 315 millones de metros cúbicos de agua en El Cuchillo, “tienen que trasvasar toda el agua que reste a Tamaulipas”.

Sin embargo, cuando funcionen los dos acueductos de El Cuchillo-Monterrey, el umbral aumentará y Nuevo León deberá enviar el excedente de 516 metros cúbicos hacia la presa Marte R. Gómez, de Tamaulipas, y ahí podría darse la afectación a Tamaulipas, aunque Quiroga insistió que no será así”.

En cuanto al cumplimiento del tratado de aguas internacionales, el funcionario sostuvo que en actualmente Chihuahua es quien cuenta con suficiente agua por lo que Tamaulipas está pugnando porque sea aquel estado el que pague la deuda de agua con Estados Unidos.

“Ahora donde hay agua para cumplir con el tratado es en Chihuahua por eso nosotros pugnamos porque ellos tengan el cien por ciento de su volumen pero lo que resta nos lo pasen a nosotros, porque eso es de lo que vivimos, acuérdense que Tamaulipas no produce ni un solo metro cúbico de agua, vivimos de lo que escurre de las partes altas”, expuso.

Dijo que esto se tendrá que cumplir a pesar de las declaraciones de Maru Campos, gobernadora de Chihuahua, que amaga con no dar agua “ella no sabe nada más es política, no entiende de la técnica, a ella la entiendo, pero las aguas no son estatales”.