Irak.- Las autoridades iraquíes comenzaron este domingo a investigar las causas que provocaron la explosión de tanques de oxígeno desencadenando el incendio en un hospital dedicado a pacientes de covid de Bagdad en el que murieron 82 personas y otras 110 resultaron heridas en la pasada noche.

El primer ministro iraquí, Mustafa al Kazemi, ha pedido resultados sobre esta indagación en un plazo de 24 horas y ha hablado de una negligencia “criminal”, mientras que el presidente del país, Barham Saleh, ha atribuido en un tuit el siniestro a la “destrucción acumulada de las instituciones estatales por la corrupción y la mala gestión”.

Un portavoz del Ministerio de Interior aseguró al dar el balance de víctimas que estas sufrieron quemaduras o tuvieron que saltar desde una altura considerable para huir de las llamas y advirtió de que el número de fallecidos podría aumentar debido a la gravedad de algunos de los lesionados.

El jefe de la Defensa Civil iraquí, Kadhim Bona, mencionó que el incendio fue en una unidad de cuidados intensivos en donde se dedicaban a la reanimación pulmonar.

De momento, han sido destituidos el director del hospital Al Jatib y el jefe de mantenimiento, mientras que un tribunal de Rusafa, la región a la que pertenece el centro sanitario, decretó el arresto del primero mientras duren las investigaciones.

Las responsabilidades han alcanzado también al ámbito político pues el Gobierno decidió, durante un Consejo de Ministros, suspender de forma temporal y someter a una investigación al ministro de Salud, Hasan al Tamimi, al gobernador de Bagdad, Mohamed Jaber al Ata, y al director general del Departamento de Salud de la región de Rusafa, Abdelghani al Saadi.

Con Información de: ABC Noticias 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.