Ciudad de México.- Luego de dar marcha atrás a su intento de reelegirse como presidente de Bolivia y después de tres semanas de aguerridas protestas en su contra,  Evo Morales, expuso que “mi pecado es ser indígena”.

Evo había convocado a nuevas elecciones tras una auditoria de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde se le detectaron serias irregularidades en los comicios, por lo que las medida de una nueva elección no fue suficiente, pues las Fuerzas Armadas y la Policía exigieron su renuncia; petición al cual se sumaron diversos líderes opositores.

Ni tardo ni perezoso, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, informó que ofrecerían asilo político a exmandatario boliviano si así lo requería.

Dio a conocer que hasta este domingo, habían recibido a 20 miembros del ejecutivo y legislativo de Bolivia, para solicitar protección y asilo a favor del ex presidente Evo Morales, todo como muestra de «la tradición de asilo y no intervención de México «.

Todo lo contrario encontraron en países como Argentina, Chile, Brasil y Perú, donde le negaron a Evo el derecho de sobrevolar sus aires a manera de prevenir que escape.

El canciller, rechazó a un golpe de Estado en el país sudamericano, pues dijo que en aquel país, hay una operación militar en curso: “esta operación militar es similar a aquellos hechos trágicos que ensangrentaron a América Latina”.

Por ello, indicó que México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones.
Cabe mencionar, que el presidente de Bolivia, Evo Morales, renunció este domingo desde su cuna política en la región central de Cochabamba después de tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía.

 

Agencias / Minuto Uno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.